diumenge, 1 de març de 2009

Rubianes, solamente.


Tiene "pebrots" que te hayas ido sin despedirte, a la francesa. Oye, un favor: monta un teatro en el otro barrio para hacernos reir cuando lleguemos. Inventa un monólogo de los tuyos y cágate en todo y monta un buen pollo, que te oigamos desde aquí, que ya te echamos de menos y te acabas de largar por la cara, sin preguntar. Y di muchas palabrotas, pero muchas, que se escandalícen los más beatos y los cortos de mira. Nadie ha dicho tacos como tu y solo en tu boca no resultan grotescos ni ofensivos. Y si alguien se ofende o se molesta, por algo será, no? Venga, pásatelo bién por ahí y no te olvides de los que no te olvidamos.