dijous, 2 de juliol de 2009

Qüestió de pell


Heu sentit alguna vegada que allò que dieu no interessa a ningú? Heu tingut la sensació que el que voleu dir sempre és la darrera cosa que els altres volen escoltar? Als que ens valorem poc, ens menystenim o tenim l'autoestima sota la sola de la sabata, això ens passa sovint. I és desagradable. Molt desagradable. I trist.
Ja sé que molts diran que no és cert, que és només una qüestió de pell. Més ben dit, de tenir la sensiblitat a flor de pell. No ho dubto, de veritat. El que passa és que tenim una percepció diferent de les situacions , un "estar alerta" per no decebre ningú, un mirar bé que diem i com ho diem perquè sigui interesant o, si més no, que ho sembli. Per això, i en pura aparença, deixem que les converses flueixin, com si res, i quedem en segon pla, en una posició més espectant que no pas participativa. I és que la por a no ser considerats o no estar a l'alçada, és més gran que les ganes de fer nostra la conversa i d'implicar-nos-hi amb vehemència, com si ens hi anés la vida. Però no gosem i quedem muts, com uns covards, i el paisatge ens passa per davant mentre nosaltres seguim perduts dins la boira.

6 comentaris:

txell ha dit...

glups!

Mercè ha dit...

Per què glups?????

Anònim ha dit...

Bien, yo soy de los "otros": vehemente y nunca pienso ni en hacerme la interesante, ni en decepcionar a nadie. Doy mi opinión y ya está. Pero mi autoestima también está bajo mínimos, mi sensibilidad también a flor de piel. Todos estamos en el camino, perdidos.

Mercè ha dit...

Anónimo: Gracias por venir. Me alegro que seas capaz de decir lo que piensas. Es una suerte. Lo de la autoestima es brutal: no sientes, a veces, que la vida corre en paralelo a ti? Yo si. Gracias de nuevo. Un placer conocerte. Espero verte a menudo.

Anònim ha dit...

Merche, no te equivoques, que soy I., la única que habla así y que además nunca miente. Es que últimamente tengo recaidas y me paso el día llorando. Como a tí te pasaba, no se muy bien dónde voy a acabar. Nos veremos a menudo, aunque la verdad es que quizas nuestras conversaciones reales, como bien explicas, no son tan fluidas como debieran.

María ha dit...

Me entristece leer este texto. Te entiendo, pero pienso que no es justo que alguién como tú se sienta de esa forma. Te conozco de hace muy, muy poco, pero te aprecio tanto, que si no fuera por el respeto que me da ese verbo que a veces utilizamos tan a la ligera, sería capaz de decir que ya te quiero. Tener a personas como tú hacen que el día a día sea mucho más agradable, saber que hay personas como tú tan cerca de tí da sentido al trabajo y al esfuerzo. Me encanta tu cálida mirada, tu sinceridad y tantas cosas más que te hacen muy especial. No dejes de hecharme nunca la mano por encima del hombro, significa mucho para mí. Un beso muy fuerte.